Incluso en las sombras…

photo-1448375240586-882707db888b

 

Incluso en las sombras, puedes encontrar la luz…

Ando yo un poco perdida últimamente y he de decir que había dejado el blog un tanto aparte. En el vaivén entre los sueños, los proyectos y el runrún de lo cotidiano… y el dolor. Físico y emocional.

Pero hoy celebro que incluso en las sombras, he encontrado caminitos de luz… He tenido que capear dos lesiones físicas desde el verano: un pequeño accidente en la playa me “regaló” una rotura fibrilar del ligamento interno de una pierna y hace poco, un mal gesto me propinó otra esguince, esta vez costal, que nunca hubiera supuesto tan dolorosa. Quince días despertándome en medio de la noche con un dolor insoportable en las costillas… A todo esto añadamos el inicio algo “intenso” de curso en la escuela y proyectos que deseo sacar adelante entre tantos otros muchos quehaceres diarios. Intentando aprender a qué decir “no” y cuando decirlo…

En lo físico, me he confiado a la osteopatía y el Reiki… Con el Reiki tengo siempre un sabor agridulce. Mis iniciaciones me proporcionaron un estado casi de “enamoramiento”, de plenitud vital. Aunque no tengo consulta como terapeuta, he ofrecido Reiki a quien me lo ha pedido o necesitado y también he iniciado a dos personas en primer grado como maestra. He practicado en situaciones cotidianas, con mi familia y mis amigos. En situaciones poco graves he visto como las personas se tranquilizaban o sentían menos dolor  o molestias tras el tratamiento. Algunas me han hablado de curaciones espontáneas y se han mostrado maravilladas. Pero también he tenido mis crisis de fe: nunca supe si el Reiki había actuado o no en dos personas gravemente enfermas a las que hice terapia y que lamentablemente fallecieron, una de ellas un niño de siete años. Tampoco he distinguido cómo me ha ayudado cuando mi dolor ha sido intenso, como en estos últimos días. No sé si la curación se está produciendo por efecto de los antiinflamatorios, los analgésicos, la osteopatía, el Reiki o todo junto… Aunque sigo con molestias y según el médico “va para largo”…

En lo emocional… También confío en el Reiki y en la Voz interior, que alimento con oraciones y meditación desde hace años y que a temporadas escucho con claridad y en otras ocasiones siento muy lejana.

Ya veis, incluso una maestra iniciada en Reiki tiene dudas. ¿A vosotros también os pasa? ¿Cómo sabes si el Reiki actúa o no en esta ocasión? ¿Lo estaré haciendo bien? ¿Fui iniciada realmente o todo es “fake”?

La vocecilla interior sigue diciendo: “persevera, confía…”. Es mi “creyente” interna hablándome. Sin embargo, mi “petito grillo crítico” continúa analizando…

Y en medio de todo este barullo, escucho hoy “Even in the Shadows” de Enya, y recupero la melodía de mi voz interior. ¡Y recuerdo que tengo taaaaanto por lo que sentirme agradecida! Y que este dolor no es nada si siento que estoy viva.

Incluso en las sombras… Y yo diría que “especialmente en las sombras”, es donde hemos de probar nuestra luz.

A través de las cartas angélicas de Marta Cabeza, me llega hoy este mensaje:

“Sólo tu armonía interna puede cambiar la situación. No la busques fuera, pierdes el tiempo. Está en ti.”

Seamos, pues, armonía. Disfruta este video de Enya mientras meditas sobre ello… ¡Buen fin de semana!

estel signature

Share This:

2 respuestas a “Incluso en las sombras…”

  1. Deseo de todo corazón que te recuperes eso lo primero de todo. La vida está llena de procesos, a veces el universo nos manda señales y utiliza sus propias herramientas para marcarnos el camino. Cuando estuve en India aprendí muchas cosas pero la más importante de todas es esta: “Lo creas o no, todo ocurre para bien.” ¡Adelante Estel algo te quiere trasmitir el universo! Es solo eso, cuando lo captes, te volvera a mandar otro y de eso trata toda está aventura. La vida es una noria, hoy estas abajo y mañana arriba es inevitable. Te mando mucha energía bonita. Un abrazo.

    1. Mercedes, muchas gracias por tus palabras, llenas de luz y de ánimo. Yo también creo que todo ocurre para bien y que en nuestra pequeñez somos incapaces de ver el conjunto, el sentido de las cosas, “The Big Picture”, como dicen los ingleses… En esa pequeñez a veces me pierdo, pero también comprendo que es parte del juego de vivir. Hoy me siento mucho mejor, prácticamente recuperada, y quizás el Reiki me ha venido a probar de nuevo que está ahí cuando lo necesito… Que el Amor siempre está ahí cuando lo necesitamos y que cuento con el de las personas que me acompañan, estén físicamente cerca o la distancia como tu. Un abrazo!

Deja un comentario