Hábitos para el Bienestar

Foto: Anna Demianenko

Si sigues esta bitácora habrás comprobado que parte de sus páginas se nutren de las experiencias, exploraciones, técnicas y reflexiones que nos ayudan a acercarnos a nuestro bienestar personal, lo que incluye cuerpo, mente y espíritu. El Espíritu -en mayúscula- siempre está presente, porque de los tres es el “amo” del carruaje, el que impregna y da sentido a toda experiencia. Y ya sabes que aquí esto no significa retirarse a un monasterio, poner una sonrisa beatífica o dar lecciones de sabiduría infinita. Significa simplemente Ser, con todo lo que abarca nuestra realidad, con todo lo que vivimos, gozamos o sufrimos. Con nuestras contradicciones y nuestros aciertos. Con Todo. Porque, como suelo recordarme a mí misma, no somos seres humanos con experiencias espirituales, sino seres espirituales con experiencias humanas.

Dado que me gusta dar siempre un enfoque práctico a todo, también al Espíritu, he querido reunir en un post algunos de los hábitos, técnicas y recursos de los que he tratado en el blog y otros que trataré más en profundidad en lo sucesivo. ¿Y qué mejor época que el verano para instaurar nuevos hábitos? Si vives en el Hemisferio Norte, probablemente ahora estés de vacaciones o a punto de estarlo o quizás aunque trabajes el verano te ha puesto en modo “sordina”, o ritmo “caribeño”, más relajado. ¡Perfecto! Porque la calma es el medio ideal, el humus, el adobo universal para plantar semillas de bienestar. Hecha un vistazo a las entradas sobre Mindfulness si crees que has de recuperar cierta calma primero. Y respira…

En mi anterior post te proponía el Diario de Gratitud, como una de las técnicas que encuentro más efectivas para ensanchar tu experiencia de bienestar interior.

Hoy quiero sugerirte una lista de buenos hábitos que, además de la Gratitud, puedes comenzar a practicar desde ya.

Toma nota de ello y ponte a practicar el primero que te venga de gusto, porque probablemente tu intuición está en lo cierto: eso es lo que mejor te va Ahora. Y después, ¡prueba con el resto!

  • Haz más de todo aquello que te hace feliz. Puedes llevar un “tracking” de los días que dedicas a aquello que te gusta o apuntarlo en una agenda. Comprueba si lo que haces te acerca más a tus sueños o si por el contrario, estás trabajando para los sueños de otros. 

  • Deja de compararte con los demás. Camina tu propio camino, supérate a ti misma.

  • Practica el perdón como un bien hacia ti misma. Simplemente, niégate a llevar ese fardo. Caminarás mucho más ligera.

  • Practica la curiosidad hacia todo lo que te rodea. La curiosidad mantiene joven la mente y el espíritu.

  • Aprende algo nuevo. Esto también mantendrá tu mente activa y atraerá experiencias armoniosas a tu vida.

  • No escatimes tu tiempo de descanso. Duerme lo que te pida el cuerpo. Si hace falta, ve menos la tele y lee más.

  • Cuida del lugar donde vives. Rodéate detalles de belleza e inspiración. No tienen por qué ser detalles lujosos, basta con que a ti te gusten y te hagan sentir bien.

  • Aprende a decir No de manera elegante. Te liberarás a ti misma y también a los que te rodean. Sé auténtica.

  • Practica la verdadera generosidad. Regalar tiempo suele ser lo más valioso, pero no dudes en dar de ti aquello que sea de ayuda.

  • Deshazte de las cosas que te estorban (esto también puede aplicarse a relaciones que resten más que sumen en tu vida). El caos a tu alrededor se traduce en caos mental y confusión. Da espacio a lo nuevo (literal y simbólicamente).

Y de postre, aquí te dejo un video  hipermotivador de Víctor Kuppers, escritor y conferenciante, del que ya te hablé en la entrada Bombillas con Patas, comentando su obra Vivir la Vida con Sentido.

Espero que  emitas a más de 30.000 watios 😉 y lo disfrutes tanto como yo.

Deseo que estés pasando un feliz verano, allá donde te encuentres.

¡Nos vemos pronto!

Share This:

2 Replies to “Hábitos para el Bienestar”

  1. Como me ha gustado esta entrada Estel, Adoro a Küppers. Cuando mi papá falleció estaba buscando de madrugada un vuelo a Madrid desesperada, no atinaba ni a poner el destino y no sé porqué razón una charla de él apareció en mi pantalla. Fue revelador.
    Hay un montón de puntos en este post muy interesantes y que si pusiéramos en practica nos iría inmensamente mejor…”Aprende a decir No de manera elegante”… ese me encantó. La elegancia es una herramienta maravillosa. Realmente los 10 lo son y creo firmemente en ellos . Un abrazo grande

    1. Gracias, Mercedes, por tus palabras. He de decirte que fue a partir de ver este video compartido en tu muro de Fb que decidí incluirlo en el post. No lo conocía, aunque había leído un inspirador libro de Kuppers. Las ayudas acuden a nosotros, como bien dices, cuando más las necesitamos, aunque no todo el mundo está abierto a recibirlas. Por eso me esfuerzo personalmente en trabajar mi conciencia y en ofrecer herramientas para que otras personas también lo hagan. Hay una frase del Evangelio, poco conocida, que me encanta; ” Nadie tapa la luz de un candil, sino que la pone enmedio de la habitación para que todos vean.” Tenemos la obligación de compartir la luz, mucho más en los tiempos que corren. Un abrazo.

Deja un comentario