Encuentra tu Ikigai

Foto de Antonina Bukowska en Unsplash

La búsqueda de significado, de la vocación y el camino vital me ha llevado por múltiples caminos y ha despertado mi motivación y creatividad en diferentes niveles. He tenido formaciones dispares, desde la formación profesional Administrativa, hasta el Turismo y el Magisterio de Lenguas extranjeras, pasando por la escritura creativa y las terapias naturales. Suelo decir que mi trayecto ha sido un tanto “errático”, pero la palabrita en cuestión no acaba de ilustrar lo que esos sinuosos giros han supuesto para mi. En lo que al camino de la vocación respecta -y en muchos otros aspectos vitales- para mi no hay “errores”, sino que todo tiene un significado. O, como decía Steve Jobs, al cabo del tiempo eres capaz de unir la “línea de puntos” entre todos los acontecimientos que en el pasado aparecían como inconnexos.

A través de la lengua y la cultura japonesa  -que me trajo el Reiki hace años- accedí no hace mucho al concepto Ikigai, que viene a significar “Propósito, razón por la que te levantas cada día”.  Ya di cuenta en este blog de mi lectura de Ikigai,  un ensayo de Héctor García sobre esta filosofía de vida, que comenzó a ser atrayente para los occidentales hace unas décadas y que ahora regresa con fuerza gracias a la investigación de Dan Beuttner, periodista del National Geographic, que buscaba el secreto de la vida longeva de los japoneses. Puedes leer sobre las Zonas Azules, o zonas donde residen más personas centenarias en el planeta, en este post de Blogirls 2.0.

Ahora quiero hablarte de Encuentra tu Ikigai, otro ensayo, este firmado por Bettina Lemke, que ha resultado más práctico de lo que pensé en un primer momento. Este libro es casi un manual para aquellos que buscan incansablemente su propósito vital, una orientación profesional o vocacional.

El tema de la vocación ha sido siempre central en mi vida. Cuando era una adolescente, llena de dudas acerca del futuro y con un mundo interior rico pero un tanto caótico, leí “Encuentra tu meta en la Vida”, de Carol Adrienne. Este libro me gustó muchísimo y sigue siendo una de mis “biblias” personales. Aunque entonces no entendía muchas de las cosas que ahora entiendo, aclaró mis motivaciones y me sirvió para conocerme mejor.

Una de las cosas que más me han gustado al leer ahora Encuentra tu Ikigai ha sido reafirmarme en el hecho de que la vocación, la profesión, no tiene por qué ser sinónimo de una carrera universitaria, ni siquiera de una suma de formaciones académicas. Suelo explicarle a mi sobrina, de dieciocho años, que más bien tendríamos que hablar de “vocaciones” (la palabra en sí significa “Llamada”) y que en la vida podemos tener diferentes “llamadas” a la acción, a la creación, aparentemente dispersas y que no necesariamente pasan por tener un título en tal cosa. Tampoco  han de pasar por una profesión en concreto, aunque si lo hace, tu vida adquiere una dimensión diferente, lo que yo digo “vivir en cuatro dimensiones”, pues no hay nada más gratificante que dedicar tu jornada laboral a algo que amas.

Es lo que explica en profundidad este libro. También me ha encantado descubrir que en lo que a la vocación y el Ikigai se refiere, hay personas que escogen un camino bastante uniforme, mientras que otras, -entre las que me encuentro-, son “generalistas”, es decir, se realizan a través de múltiples aspectos.

El libro cuenta con una serie de ejercicios que te ayudan a explorar tu propio Ikigai y sacarlo a la luz. Curiosamente, lo que he comprobado es que mi Ikigai tiene mucho que ver con acompañar y ayudar a encontrar el suyo a otras personas. En los ejercicios los términos escribir, enseñar, acompañar, comunicarme,  viajar, lenguas extranjeras, contacto, Fe, espiritualidad, sanación, Reiki, belleza, dibujo, expresión artística se repetían para mí. Ha sido un gran alivio saber que está bien no perseguir una sola cosa, que incluso nada es digno de ser “perseguido”, porque el fluir de la vida ya nos lleva a nuestro Ikigai. Tampoco me resulta casual que me dedique profesionalmente a ser maestra.

El Ikigai se encuentra en la intersección de 4 dimensiones, o al contestar a 4 preguntas básicas:

QUÉ AMAS (TU PASIÓN)                                             QUÉ HACES BIEN (TU VOCACIÓN)

 

                   I   K   I   G   A  I

QUÉ CREES QUE EL MUNDO NECESITA                              POR QUÉ PODRÍAN PAGARTE

             (TU MISSIÓN)                                                                                   (TU PROFESIÓN)

Encuentra tu Ikigai nos da pautas para vivir una vida con sentido, ofrece herramientas orientativas, y  habla de términos tan sugerentes como “El Puente de Luz”  -técnica para conectar con la voz de nuestro corazón-.

Héctor García, el ingeniero alicantino residente en Japón coautor de Ikigai, el primer libro que leí sobre el tema, dice que si nos sentimos atascados y desorientados en la búsqueda de nuestra razón de existir deberíamos empezar por hacer algo nuevo. Si eso que empezamos nos hace “vibrar”, si nos llena de energía, nos da “alas”y   nos encanta dedicar un tiempo a ello o simplemente nos hace perder la noción del tiempo, sin duda estamos sobre la pista de nuestro Ikigai. Y si lo nuevo no nos motiva, simplemente hemos de dejarlo y probar otra cosa.

Yo comencé hace poco a tomar clases de japonés y no puedo estar más contenta. ¿Qué cosa nueva has comenzado o probado tu últimamente? No dejes de compartirlo, porque compartir experiencias también un puntal de nuestro Ikigai…

¡Feliz semana!

Share This:

5 respuestas a “Encuentra tu Ikigai”

  1. Que post más interesante!!! Me veo reflejada en ti porque yo también soy un poco errática pero espero descubrir el “ikigai” que hay en mí.

  2. No sabes cuanto me ha gustado este post! Me parece súper interesante el concepto y el libro que nos recomiendas. Ya me lo anote en mi lista y vi que lo venden en la casa del libro, así que iré por el uno de estos días <3
    Yo tengo ganas de aprender algo nuevo pero aún no se que.. Creo que prefiero no forzarlo y esperar a que algo realmente llame mi atención 🙂
    Un abrazo grande!

    1. Sin duda ese “algo” te encontrará cuando menos te lo esperes, cuando simplemente te dejes fluir. Entonces pronunciarás un “ajá! Era esto!”. Así se encuentran las mejores cosas en la vida. Por pura casualidad y dejando que mi corazón hablara, provando algo nuevo, yo conocí la preciosa comunidad Blogirls 2.0. Una comunidad maravillosa que forma parte de mi ikigai.. Un beso!😘😉

  3. Oh! Estel me he encantado. Yo hace tiempo que creo que soy generalista, pero es pura intuición. Y tienes razón que a veces tienes una agría sensación al pensar que no te defines. Tu texto me ha dejado más tranquila y el libro me lo voy a leer, ya te contaré

    Este año como cosa nueva he empezado a hacer cosas con barro, es tan relajante…

    Un Beso

    1. Gracias, Xenia, y espero saber qué te ha parecido el libro. Que esa nueva actividad con el barro te ayude a “modelar” tu nueva vida. Un beso! :-*

Deja un comentario