Betas de oro

Desde hace siete años mi lugar de veraneo se sitúa en la preciosa isla de Menorca. Esta isla mediterránea, a apenas 20 minutos en avión desde Barcelona, tiene la maravillosa capacidad de renovar el alma. Al menos es esto lo que a mi me sucede cuando estoy allí: su mágica luz, el ritmo pausado de sus habitantes, sus beatíficas calas de agua azul “pomada”, turquesa o mint… El calor, las noches mágicas en que contamos estrellas fugaces, los esperados reencuentros con buenos amigos, las piedras rosadas de muchas des sus antiguas construcciones, los pueblos blancos, su gastronomía… Todo me regenera, tanto en cuerpo como en espíritu, me ayuda a hacer limpieza mental y a inspirarme.

Además, suelen acompañarme buenas lecturas veraniegas, como este año “Shinrin-Yoku”, de Annette Lavrijsen…. El Shinrin-Yoku es una tradición japonesa, un ritual que consiste en recibir un “baño de bosque” para recuperarse física y mentalmente. La autora nos sumerge en ese baño a través de los 5 elementos de la Naturaleza, Tierra, Agua, Fuego, Viento y Vacío. y explora diferentes conceptos del taoísmo y el sintoísmo, la conexión con la naturaleza y las ancestrales tradiciones niponas que le hicieron a ella misma recuperar la salud tras una crisis severa.

Todo ello -el remanso estival en la isla de mis amores, las lecturas, las veladas con amigos, el contacto con la naturaleza con una nueva conciencia…. me ha ayudado a entender mejor que nunca que la espiritualidad busca desarrollar la conexión con un TODO: siendo una gota en el océano, dejas de sentirte algo separado, sin sentido, porque compartes la grandeza de lo Universal.

Estos son los frutos espirituales recolectados que deseo compartir contigo, por si pudieran servirte de inspiración…

El principal, susurrado incluso en sueños: “hagas lo que hagas, SÉ TU MISMA”. Deja de cumplir las expectativas de otros, de interpretar ese personaje complaciente. Y ante todo, SÉ. Que primero sea el SER, después ya vendrá el Hacer, los cómos y las maneras.

Todo lo demás emana de esta misma premisa que me sugiere AUTENTICIDAD.

Algo muy importante que me ha ocurrido este verano: He ampliado mi conciencia ambiental, mi conexión con la Madre Naturaleza. He redescubierto el placer, la armonía y la comunión con el Todo a través de los elementos naturales, en especial los seres vivos y muy en particular con los árboles. Es algo que quiero seguir explorando, pero que de momento me resulta fascinante. Las experiencias “extáticas” se dan con frecuencia en entornos naturales, o tras ejercitar esa conexión, incluso en entornos urbanos. Aquí os hago partícipes de una de esas experiencias mías este verano:

En una preciosa y no muy conocida cala salvaje de la isla ejercitaba mi intuición siguiendo la lectura de Shinrin-Yoku. Leía el capítulo “Viento” y descubrí conexiones entre los sueños que he tenido este verano, muy vividos y extraños, y experiencias en la vigilia que han ido despertando mi intuición sobre acontecimientos y sobre mi camino vital.  El libro me hablaba del Wabi-sabi , técnica japonesa de unir con resina dorada las piezas de la porcelana rota para seguir utilizándola, cosa que les confiere, según los japoneses, un plus de autenticidad y categoría, por lo vivido de sus grietas recompuestas.  El wabi-sabi y las piedras beteadas de la cala se unieron en una sola idea: recibí un mensaje bastante claro sobre mi tarea como maestra, la manera en que manifiesto mis dones y la imperfección. Algo que se refiere a mi presente y que también desvela la respuesta a una pregunta que había formulado minutos antes de dormirme la noche anterior…Todos tenemos betas de oro… Si reconoces que todos estamos bañados en un mismo mar y la imperfecta belleza de las personas, descubres la Belleza en todo. Nos reconstruimos a partir de lo que ya somos, pero el pegamento universal es el AMOR, un pegamento dorado, como en el Wabi-sabi.

0 WASTE

De la conciencia ambiental emana el compromiso de mejorar mis hábitos en relación a la manera en que mi existencia impacta en el medio: utilizar bolsas de algodón para la compra a granel, llevar siempre mi botella-termo de agua en lugar de botellas de plástico, utilizar jabones sólidos en lugar de geles envasados -costumbre que comienzo a contagiar a mis allegados, para alegría de todos… 😉 -, simplificar la cosmética que habitualmente utilizo aprendiendo a hacer productos caseros, utilizar productos de limpieza caseros o no contaminantes y mejorar la alimentación son algunas de las cosas que ya estoy practicando. QUIERO COMPROMETERME EN EL CAMINO DEL “0 waste”.

“No creas que más vale no hacer nada porque solo puedes hacer poco”

Una nueva conciencia está emergiendo y tu y yo somos  parte de ella. Verás que todos esos “pocos” pronto será un “mucho”. Además, este es un camino de no retorno. Ni falta que hace volver a las viejas maneras.

Otras áreas que he “revisitado” para transformar han sido:

ESTADO FÍSICO Y MENTAL. Deseo dedicar tiempo A DIARIO,a ejercitarme (empezando por los hipopresivos y la micro gimnasia lumbar) y a MEDITAR. Mi alma casi me espetó en una meditación: “Es MUY IMPORTANTE que te detengas a diario y que busques tu centro. Pero que MUY IMPORTANTE. En ese espacio todo es posible, una nueva dimensión te espera. Pero NO LA BUSQUES. Tu solo sal a su encuentro, como quien se queda quieta para que la mariposa se pose en ella.”

ORGANIZACIÓ Y ORDEN.  “No hace faltaque te esfuerces, haz una cosa cada vez. Pero hazla, de principio a fin, ese mismo dia.”, me dijo mi alma.  Tirar o donar la ropa vieja, comprar menos y mejor, elimina objetos inservibles y sin significado para mi. Ordenar armarios. Unificar perchas, cajas. Clasificar por colores… He inaugurado un decoradísimo cuaderno con el que comienzo a bucear en la creativa práctica del bullet journal, llevando un seguimiento de hábitos, parejo a la organización con mi agenda (que tambien luce mucho, por cierto, la tengo bien ilustradita). Soy la “señorita listas”…aunque en los últimos tiempos siempre dejo una linea de puntos al final para lo inesperado 😉 .

“LA VIDA ESTÁ PARA GASTARLA” (Charuca dixit): Ya hace algún tiempito que lo practico, pero ahora he tomado mayor conciencia de ello y  me comprometo a ser una DISFRUTONA: utiliza tu agenda y táchala cuando te venga en gana, ponte ese vestido, garabatea, gasta esos zapatos que reservas “para una ocasión especial” (este momento es una ocasión especial… la única que tienes segura), perfúmate… ¡VIVE!  Como dice mi adorada Charo Vargas (Charuca), “La Vida está para gastarla”. No pienso esperar a que la vida me dé un feo ultimátum: me propongo agradecer, amar y vivir AHORA.

INVERSIÓN EN BONDAD:  Me comprometo así mismo en invertir en BONDAD. La inteligencia sin bondad no vale nada. Hemos de poner de moda la Bondad (no confundir con el “buenismo”). La Bondad se revela y busca cambiar lo que no gusta. El buenismo es complaciente y pasivo. Esto también vale para lo que dediques el dinero. Si hace daño a alguien o al planeta, no lo compres. Yo me planteo no regresar a comprar a las grandes cadenas de ropa que todos conocemos hasta que hagan un firme compromiso por la HUMANIDAD, siendo transparentes y cumpliendo los derechos mínimos de sus trabajadores y su impacto en el medio ambiente. Esto significa que compraré menos ropa, pero la compraré mejor. Apostar por productores locales y fibras naturales están entre mis prioridades. Por ciento, la industria textil es una de las más contaminantes del mundo, ¿lo sabías?. También me he dado de baja de servicios como AMAZON o similares de compra por internet, por el mismo motivo: la falta de integridad. Hay alternativas muy buenas a este tipo de comercio, te lo aseguro. Si quieres más información al respecto, visita el blog de ESTURIRAFI y encontrarás información sobre ello y miles de ideas para convertirte en una persona que consume con responsabilidad.

Y hasta aquí mi relato veraniego. Ahora me preparo para el nuevo curso con energías renovadas, ilusión y “power”. Sé que en mi alma conservo luz para iluminar días sombríos, si los hubiera, y para trazar caminos más frescos. También dejo paso a lo desconocido, a lo que todavía no sé vislumbrar, a la sorpresa, fluyendo con los nuevos tiempos. Confío en que tengo en mi la fuerza y la sabiduría para navegar por este río. Sé que no estoy sola.

Espero que tu también hayas disfrutado de este tiempo de estío y vacaciones y que tu alma se haya renovado para mejor. No dejes de reconocer en ti esas betas de oro…

 

P.D. Y si has llegado hasta aquí… Te regalo una canción que nos habla de todos esos corazones de oro, tengan betas o no… Un beso.

 

Share This:

Deja un comentario