TIEMPO DE PROPÓSITOS (TIEMPO DE GRATITUD).

photo by Sharon Mccutcheon

Me gusta hacer balance cuando la energía del tiempo, o los vientos son favorables e invitan a ello: me gustan los Propósitos de Año Nuevo.

Hay una palabra en alemán , Zeitgeist, literalmente “el espíritu del tiempo”.  El Zeitgeist permite entender los acontecimientos sólo en el momento en que se producen. Es el contexto que ayuda a entender por qué se da un determinado hecho, pensamiento, filosofía…

A finales de año, al igual que a finales de curso, sucede que Cronos –o más bien Kairos, que es el Dios del Tiempo Presente, el Tiempo de Calidad, no como su hermano, el de las prisas…- se alía con nosotros y nos permite enfocarnos: hacer balance, limpieza y prepararnos para lo nuevo.

Los rituales temporales, llamémosles como deseemos (Navidad, Hanukkah, lunación, festival…) tienen para mi y para muchos otros este sentido. Existe un poder en lo que colectivamente aceptamos como “rito de paso”, puerta temporal hacia algo con un sentido en nuestra mente.

Yo acostumbro a hacer balance a final de año agradeciendo las bendiciones que he recibido (incluyendo las lecciones aprendidas) y todo lo logrado en los 365 días vividos.

Hace años redactaba la típica lista de objetivos o sueños, con mil y uno encantamientos, de los cuales apenas conseguía uno o dos, con suerte. Descubrí que no me enfocaba lo suficiente, que no disfrutaba del presente, que no sabía fluir con los acontecimientos, que me situaba en la carencia… Por todos estos motivos, no me encontraba en disposición de recibirlos.

Desde hace unos tres años deseo enfocarme en la ABUNDANCIA. No me resulta siempre fácil, hay hábitos enquistados difíciles de transformar. Pero algo en mi intuye que ésta debe ser la mejor manera de ver sueños cumplidos… y de que la vida te sorprenda con sus propios planes hacia ti.

Así que no hago una lista de Propósitos, propiamente dicha, sino una de AGRADECIMIENTOS y LOGROS, a lo que sumo la PALABRA GUÍA del próximo año. Después, también me enfoco en algunos objetivos que quizás con buenos vientos y dedicación por mi parte tuvieran cabida en el nuevo año, dejando mucho espacio para la improvisación, para que el Universo se ocupe de todos los detalles y yo abandone el control.

Así que este es el RESULTADO DE MI AÑO 2018, año en que adopté la palabra “FLUYE” como palabra guía.

2018
Fluye

Efectivamente, este año las lecciones iban de dejarme llevar por los vientos, de soltar el control. De confiar en otras personas, de no centrarme tanto en el resultado como el proceso.

Como siempre, no doy por concluida la lección, esto no va de recibir el Certificado de Experta en Fluir. Lo que sí he recogido es un buen puñado de buenas experiencias que me han hecho abrir la mente un poco más, a confiar más en la Vida y en sus propios planes.

LAS 3 PALABRAS QUE RESUMIRÍAN MI AÑO, A PARTE DE “FLUYE”:

Apertura Disfrute Presente

Porque he seguido con el FOCO del año anterior, tratando de instaurar la meditación como una práctica diaria, permaneciendo PRESENTE, en lo que hago y en lo que dejo de hacer, en el momento.

ME SIENTO AGRADECIDA POR:

…Me siento profundamente agradecida por estar básicamente sana y que mi hija, mi marido, padres, hermano y familia más cercana también lo estén. Esta es la más grande bendición, mi agradecimiento diario. Vivir es el gran regalo. Vivir rodeado de tus seres bellos y sentirse bien en tu propio cuerpo, tan bien que si siquiera notes que te alojas en él.

…Haber progresado en mi trabajo a nivel personal, de los pequeños logros diarios, de los avances en mis alumnos. Que tengamos un medio de subsistencia digno y no nos falte de nada.

…De la manera en que está creciendo mi hija, de su alegría, de su inocencia y la pureza de su corazón. De todas las cosas que ha ido consiguiendo cada día.

…De las veces que me he reunido con mis padres y mi hermano, de gozar de su compañía. De celebrar unidos.

…De la prosperidad en mi vida, tengo mucho más de lo que necesito.  La vida me colma con regalos y los recibo con pleno agradecimiento: pequeñas oportunidades, ventajas, cosas bonitas que disfruto, invitaciones…

…Por el tiempo que los amigos han invertido en mí y el tiempo que yo he disfrutado de mis amigos. Por las veces que he podido ayudar a otros, sean amigos o no, porque haciéndolo me realizo como ser humano.

…Por poder contribuir a mejorar este mundo con pequeñas grandes acciones.

PEQUEÑOS GRANDES LOGROS QUE HE CONSEGUIDO ESTE AÑO:

  1. Reducir en plástico y otros contaminantes. Puedes leer sobre ello aquí y aquí.
  2. Aumentar el número de días que he dedicado a la meditación. Aquí te dejo algunos posts que quizás te orientes a iniciarte en su práctica, cosa que te recomiendo vívamente: La mirada del principiante, Una sesión de Mindfulnes y Momentos Mindfulness.
  3. Contribuir a la mejora de mis alumnos en la escuela.
  4. Aprender a organizarme mejor.
  5. Mantener mi economía saneada, comprando menos a crédito, y comprando menos en general.
  6.  Incorporar la Gratitud a mi día a día como hábito.
  7. Comenzar a hablar en japonés. ありがとう !

EL AÑO PASADO ME PLANTEE COMO OBJETIVOS:

Viajar a Japón, escribir un libro, mejorar mi estado físico y obtener el perfil AICLE en mi profesión. De todo ello puedo decir que he conseguido sólo lo último, el perfil AICLE… Ese viaje a Japón es un proyecto que comienza a tomar cuerpo, a ver si en el 2019 se concreta. Del libro sólo he llegado hasta el capítulo 6… y ahí se paró. Mi estado físico no está en su mejor momento, aunque en lo básico estoy bien. Tengo lumbalgia y principio de artrosis en las manos… Estoy el camino y con la intención de sanar, que no es poco.

HE VIAJADO A… MENORCA.  Como cada verano desde hace seis. Y me sigue enamorando. ¡Gracias, gracias, Vida, por permitírmelo!

LO MÁS VALIOSO QUE HE APRENDIDO HA SIDO… A DISFRUTAR EL MOMENTO PRESENTE.

Precisamente, PRESENCIA, será mi palabra guía el próximo año. Sueño llegar a la palabra unos días antes de que acabe el año, mientras medito, o en algún momento de claridad plena, en que percibo mi luz interior.

2019
Presencia

Este año la palabra me llegó mientras escuchaba una visualización de Maria José Flaqué. Pensé en ABUNDANCIA y escuché en mi interior “Sadday”, “Dios es más que suficiente”. Entonces se me reveló PRESENCIA. Creo que la Abundancia forma parte de la Presencia. Estoy en el trabajo de que Prosperidad y su hermana Abundancia se instalen en mi vida. ¡Ahí es poco!

Y todo pasa por aumentar esa conciencia de estar presente.

Digamos que podría ser PRESENCIA(ABUNDANCIA), la palabra del año, una palabra “bicéfala”.

Ha sido un auténtico placer compartir estas líneas contigo y todo el trayecto hasta aquí. No sé qué rumbo tomará el blog el próximo año… Como sabes, es un blog personal, no está vinculado a ninguna actividad profesional, sólo a mi vocación escritora y a mi ánimo de difundir maneras de crecer espiritualmente, de mejorar y de vivir con mayor bienestar y en plenitud.

¿Qué agradeces especialmente del 2018? ¿De qué logro te sientes más orgullosa, feliz? ¿tienes ya palabra guía para el 2019?

Seguro que tienes algún sueño escondido, algún proyecto asomando la cabeza… Puede que hasta tengas hasta un ritual personal para cumplir sueños. Si lo deseas, puedes compartirlo en los comentarios. ¡Te lo agradezco de corazón!

Que tengas una feliz entrada de año y que la luz sea tu guía.

Share This:

Deja un comentario