Experiencias en el Mundo Sencillo (y cómo acceder a él)

He estado unas cuantas semanas viviendo la mayor parte del tiempo en el Mundo Sencillo… Atrayendo a mi vida experiencias preciosas, algunas de ellas de puro disfrute, otras de aprendizaje y plenitud. Todas ellas generadas en un espacio de alta vibración. Incluso las experiencias más dolorosas de este verano -por suerte, pocas- han sido puras invitaciones a entrenarme en las estrategias para acceder a esa realidad armoniosa. Mi viaje a Japón y mi estancia estival en la isla de Menorca, que siempre es un acceso fácil al Mundo Sencillo, me han abierto las compuertas a ese nivel de realidad del que ya te hablé en el post El Mundo Sencillo. Han ampliado mi mente y han fortalecido los mecanismos que he venido practicando desde hace unos cuantos años para crecer y tomar mayor conciencia de mi contacto con lo trascendente.

Si no conoces el concepto de El Mundo Sencillo, te invito a que lo explores leyendo ese post o directamente el libro de Julia Rogers Hamrick del mismo título.

Como todo lo bueno en mi vida, este libro cayó en mis manos por pura sincronicidad. Aunque el título te parezca ingenuo, casi infantil, te aseguro que ha sido y todavía es uno de los libros más potentes y mágicos que he conocido. Tanto es así, que suelo presentarlo como mi “biblia” personal, sin desmerecer, por supuesto, ese otro Libro de Libros que también es un canal directo a la experiencia divina si se sabe leer bien (y muchas veces, entre líneas…).

Este libro es una llave. Una llave a una dimensión de dicha, una dimensión de compleción en tu experiencia humana. Hamrick lo ha llamado -o se ha sentido inspirada a llamarlo- Mundo Sencillo, aunque como bien explica en su obra, esta Realidad de Realidades ha recibido desde tiempos inmemoriables muchos nombres…

Soy consciente de que en mi anterior post te prometí tratar el tema de la ley de la Atracción y los llamados objetivos y propósitos… Pero tal y como suele suceder cuando te sientes conducida por la Acción Inspirada en el Mundo Sencillo -o sea, cuando te dejas llevar por el Espíritu en lo que haces e incluso dejas de hacer- he creído conveniente dejar a un lado ese tema o quizás tratarlo con más profundidad más adelante. Como me gusta cumplir mi palabra, te emplazo a que me dejes tus comentarios acerca de ello si así lo deseas y te diré que, en parte, todo nace de esa conexión con lo primordial, que para mí encarna El Mundo Sencillo. Al menos esa ha sido mi experiencia, la que deseo transmitirte hoy.

Una no sabe por qué en un momento dado es Eso justamente lo que tienes que hacer, pero el Mundo Sencillo todo tiene un sentido amplio y conectado…

¿Es el Mundo Sencillo un lugar físico? Esta misma pregunta le hicieron a la autora del libro y la recoge en una de sus ediciones al final. Dado que somos seres con una experiencia física, el Mundo Sencillo se manifiesta en lo físico. O sea, en el plano de realidad en el que te encuentras ahora cuando tomas consciencia de él. Existe simultáneamente con otros planos de realidad, entre ellos aquel en el que habitualmente vivimos la mayor parte del tiempo un gran número de seres humanos -tengo que decir que cada vez me siento más libre de escapar de él-, ése en el que parece que siempre andamos envueltos en problemas y en el que nuestra experiencia nunca es mayor a la resignación y ciertamente es inferior al gozo.

El mundo físico, tal y como afirma Hamrick, contiene un gran número de realidades. Pero la vibración de El Mundo Sencillo es notablemente superior y se encuentra allí donde esté cuando decides entrar en él.

El Mundo Sencillo, que la autora también llama Diseño Para la Armonía, es una realidad mucho más hermosa y llena de armonía. El mismo entorno en el que te encuentras resplandece en ella, las cosas más pequeñas te parecen más vibrantes y llenas de sentido.

¿Has escuchado alguna vez aquello de que la Belleza está en el ojo que mira? Es una de mis frases preferidas. Cuando sintonizas con una realidad vibratoria más elevada y amplia, el mundo que conoces parece ampliarse, los colores se manifiestan más vívidos, y aumentan tus posibilidades de experimentar abundancia, sentido y dicha. Las conexiones y sincronicidades están al orden del día, te sientes enmedio de un flujo constante que no hace más que beneficiarte.

Deseaba compartir contigo mi propia experiencia en El Mundo Sencillo y proponerte que compartas la tuya, si así lo deseas. A través de los comentarios en este post, puedes explicarnos cómo se ha manifestado El Mundo Sencillo en tu vida o dejarnos alguna estrategia, pregunta o inquietud al respecto.

Júlia R. Hamrick habla de su propia experiencia, de cómo accedió por primera vez a esa realidad, de cómo puedes acceder tú, de las estrategias que nos ayudan a elevar la vibración para facilitar el acceso y también de cómo llegar a El Mundo Sencillo cuando todo alrededor parece oscuro y la vida se pone muy, pero que muy difícil. Es especialmente interesante, al menos para mí, el capítulo Cómo encontrar el Mundo Sencillo en la Oscuridad.

MI PROPIA EXPERIENCIA

Hace unos cuantos años que accedí por primera vez al Mundo Sencillo. Hice lo que Julia nos dice en su libro: recitar mentalmente “Elijo vivir en el Mundo Sencillo, donde todo es fácil”, respirar hondo y dejarme llevar. Desde entonces, he vivido muchas cosas, he atravesado crisis y he residido en el Mundo Complicado (allí donde el ego es el amo…) más tiempo del que hubiera deseado… He trabajado mi autoconciencia y mi crecimiento personal en muchos ámbitos, como bien sabrás si sigues este blog. Y sigo creciendo, equivocándome y aprendiendo.

He tenido experiencias mágicas, algunas de ellas difíciles de explicar, cuando he logrado acceder a El Mundo Sencillo.

Quiero compartir hoy contigo una de ellas, recogida este mismo verano en Menorca. Es un ejemplo sencillo, pero servirá para que puedas hacerte una idea de que incluso en lo más pequeño, esa realidad de manifiesta plenamente para tu máximo beneficio.

Día de agosto, máxima afluencia en el aparcamiento de la Playa de Son Bou, Menorca. No cabe un vehículo más y aún así, mi marido entra en el parking con la intención de dejarnos cerca de la pasarela que conduce a la playa y después irse a dar una vuelta por el pueblo para dejar el coche. Entramos en el solar, somos los últimos de una larga cola de coches que, como nosotros, intentan encontrar un hueco. Hace un calor intenso. Y yo tengo pocas ganas de repetir la experiencia del otro día, cuando Daniel tuvo que aparcar en la otra punta y tuvo que caminar bajo el sol tórrido de agosto para encontrarse con nosotros en la playa. ¿Qué puedo hacer? Entonces recuerdo El Mundo Sencillo. Lo invoco tal y como aprendí a hacerlo y respiro hondo. “Elijo el M.S., donde encontramos un aparcamiento fácilmente cerca de la playa”. Vuelvo a respirar y sonrío. Dejo ir… Ya no me preocupo. A los dos minutos, mi sobrino que nos acompaña en el coche señala un hueco en el aparcamiento delante nuestra: aparentemente, los coches que nos preceden no lo ven o creen que allí no se puede aparcar. Todos pasan de largo… Es un hueco perfecto, cerca de una curva, que no molesta para entrar o salir a otros vehículos. ¡Pero nadie lo toma para aparcar en él! Incluso delante hay más espacio para otro vehículo pequeño…. Pero nadie se para allí. Daniel se lo mira otra vez, detiene el vehículo…. Los otros coches ya se han marchado. Y aparca. Así, fácilmente. Ni él se lo cree. Sonrío para mis adentros y digo “¡Adoro el Mundo Sencillo!”. Cuando regresamos de la playa, un pequeño fiat 500 ha aparcado delante, en el hueco que quedaba. Y aún así, podemos sacar cómodamente el coche de allí.

Quizás las estrategias para elevar tu vibración y acceder más cómodamente al Mundo Sencillo darían para otro post. He probado muchas de las que Hamrick propone en el libro y día a día sigo encontrando nuevas. Cada persona es diferente, y como muchas veces te repito, lo que me sirve a mi no tiene porqué serte útil a tí. Personalmente, estar al lado del mar, nadar o estar en contacto con el agua de algún modo, tomar el sol con moderación, cuidar mi alimentación y nutrir mi alma con lecturas y personas que vibran alto me ayuda enormemente.

Puedes dejarnos tus propias estrategias o compartir aquello que te inspire sobre El Mundo Sencillo en los comentarios.

Me encantaría abrir un foro para compartir esas experiencias, sentirnos todas más acompañadas en ella y ayudarnos mútuamente a acceder a la Realidad de la Dicha con facilidad.

¿Te apuntas?

Que pases una linda semana.

Share This:

Deja un comentario