2019

Foto: Danielle Maccines para Unsplash

Al final de año, desde hace algunos, me gusta dedicar un tiempo a tomar conciencia de lo que he vivido en los últimos 12 meses. Ya abandoné la lista de propósitos, objetivos y rituales, que me he ha resultado la mayor parte de las veces inútil, y me he centrado más en el fluir que en el control. Haciéndolo, he ganado en libertad, en paz y en claridad mental. También he renovado mi conexión espiritual, mi conexión con el Ser, camino éste que nunca acaba y en el que siempre, como buena beginner, sigo aprendiendo.

Me felicito y animo por los logros de este año, algunos de ellos trabajados como hábitos, otros seguidos por pura intuición, y muy pocos planificados.

Entre ellos:

RECONECTAR CON MI CICLO MENSTRUAL. Esto ha significado reconciliarme con mi feminidad. A través de canales como los de Ilovecyclo, tomé la decisión de usar la copa menstrual y compresas de tela, cuidarme de otra forma y aceptar íntegramente mi feminidad. Con ello, he recudido en plástico y otros residuos y he mejorado mi salud vaginal. También comencé a tomar una tintura de flores natural que actúa como regulador hormonal y me ha mejorado hasta el estado de ánimo. Pero lo más sorprendente es que, en sólo dos meses, me desapareció un quiste en el ovario que, después de varios controles, mi ginecóloga me había anunciado que operaría. Ya había escuchado experiencias similares de otras mujeres, pero…¡vivir para verlo!

INCORPORAR NUEVOS HÁBITOS SOSTENIBLES: En el blog ya dejé nota de algunos nuevos hábitos que he ido incorporando en estos últimos 5 años, aproximadamente, para hacer más sostenible mi huella en este planeta. Hace tres tuve una experiencia intensa de conexión con los árboles en Menorca, mientras leía el libro Shinrin Yoku sobre los paseos curativos en los bosques de Japón, y di un vuelco a muchos de mis hábitos.

SANAR: Podría decirse que no me encuentro físicamente en mi mejor momento, pero sólo quizás si no me hubiera dedicado a sanar la cosa sería peor. Me he cuidado, he recibido diferentes terapias, básicamente ostoepatía -y mi autoReiki, que no falte!- y aun estoy en ello… Durante gran parte del año he convivido con un dolor abdominal al que todavía los médicos no han puesto nombre ni apellido, a pesar de múltiples pruebas; estuve a punto de ser intervenida en la matriz, contraje sordera de un oído por una infección mal curada, y ahora en fin de año va y se me inflama el psoas izquierdo y ando medio coja… Pero con una sonrisa, ¿eh? Que también este año he visto la enfermedad de cara, con su verdadero rostro, muy cerca de mí y puedo dar gracias de todos mis achaques. Espero que en el 2020 mi salud vaya recuperándose y sea capaz de ver aquello que el malestar ha venido a enseñarme.

FOMENTAR MI FELICIDAD ECONÓMICA: me dediqué al curso de Nieves Villena para trabajar la Abundancia en mi vida y tomé por las riendas mi economía. Descubrí que todo debe comenzar por el Agradecimiento… Y en ello estoy…

Me siento especialmente contenta de haber logrado:

  • Viajar a Japón. Una experiencia única que me dejó con ganas de más. Puedes leer sobre ello aquí.
  • Asumir retos como la coordinación de ciclo en mi escuela. Sigo creyendo que no tengo madera de líder ni lo pretende, pero esta experiencia está resultando para mi alma todo un aprendizaje.
  • Avanzar en el estudio del Japonés (y en ello sigo).
  • … todos aquellos pequeños pasos que han alzado y ayudado a ser mejor persona y a aumentar el bienestar en mi vida.

Siento que este 2020 me invita, con una energía muy poderosa, a vivir la consciencia de la Divinidad en mí, que no es otra cosa que estar más Presente y abierta a la Conexión. En el mundo, tengo la sensación que será una etapa de caída de antiguas estructuras, y ante ese aparente caos todo lo que nos queda es mantener en nosotros la Presencia.

Para ello, pondré mi foco en:

  • La Gratitud.
  • La Visualización Creativa.
  • El servicio desde el corazón.
  • Mi voz: prestando atención a lo que ella transmite.

Algunas prácticas ya iniciadas en el pasado y que deseo consolidar:

  • Meditar a diario (5 minutos bastan).
  • Conectarme con mi guía interior en mis actividades, invocando Su Presencia en el silencio.
  • Beber 1 vaso de agua al levantarme.
  • Escribir.

El año pasado elegí Presencia-Abundancia como palabras guías. Podría decir que este año me he dedicado a ello, a tener más presente la Abundancia en mi vida, en muchos aspectos (no sólo el económico).

Este año elijo como palabra guía:

CONSCIENCIA

2019 ha sido un año en ocasiones duro, especialmente para personas queridas y muy cercanas. Hemos compartido penas y alegrías y con todo ello he valorado más que nunca lo esencial y la importancia de celebrar hasta lo más pequeño. Creo que ha sido mi gran aprendizaje: Celebra la vida.

Te invito a ti también a hacerlo esta noche, y todos los días y todas las noches de tu vida. Abrazarlo todo, lo que nos gusta y lo que no tanto, sabiendo que Todo forma parte de la vida.

Te dejo abajo el enlace con el video de la canción Memories, de Maroon 5, que para mí es muy inspiradora de lo importante de celebrar cada momento. ¡Que la música no falte!

Gracias por estar ahí. ¡Que este 2020 te vaya bien bonito!

Ilustración de Jamie Street para Unsplash

Share This:

Deja una respuesta